Esta web usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso y lo expuesto en nuestra POLITICA DE COOKIES Y PRIVACIDAD Saber más

Acepto

Efectividad del tratamiento

No hace mucho el borrado de tatuajes se consideraba un proceso con pocas garantías y cuyo resultado no era del todo satisfactorio para el paciente. El dibujo no se eliminaba completamente y el tejido tratado quedaba dañado con cicatrices y marcas imposibles de recuperar.

Hoy en día el borrado del tatuaje se efectúa con aparatología láser específica, que ofrece muy buenos resultados sin agredir la piel de manera indeseada.

Bien es cierto que existen distintos factores que influyen en su eliminación total. El tamaño del dibujo, su calidad, el color de la tinta, la concentración y profundidad del pigmento, la ubicación, la antigüedad del dibujo, la calidad de la piel e incluso si el paciente es fumador o no, son algunos de los condicionantes principales para su completo borrado.


Tamaño

El tamaño del tatuaje influye en la cantidad de sesiones necesarias para eliminar el dibujo. Hay tatuajes pequeños y con poca carga de tinta que desaparecen en 4 o 6 sesiones. Por el contrario, pueden hacer falta dos o tres años para eliminar ciertos tatuajes complejos.


Color

Contrariamente a lo que se pudiera pensar, los colores oscuros son los más fáciles de eliminar. El negro, el azul oscuro y el rojo son los pigmentos que menos sesiones necesitan; siendo el blanco, por el contrario, el más difícil o casi imposible de desaparecer.

El láser Q-Switched consigue eliminar cualquier color, oscuro o claro, gracias a que posee tres terminales distintos que permiten tratar cualquier longitud de onda.


Ubicación

El área de localización del tatuaje también influye en la mayor o menor efectividad del tratamiento.

Las zonas de mayor riego sanguíneo y con más ganglios linfáticos como la cara, el cuello, la zona superior e inferior de la espalda, los brazos y las piernas son las que responden mejor al sistema láser. Se necesitarán más sesiones en las zonas más alejadas de los ganglios linfáticos, como las muñecas o los tobillos.


Calidad del trazo

Otro factor que influye en la efectividad del tratamiento es si está hecho por un profesional o por un amateur. Los tatuajes profesionales presentan siempre una mayor dificultad de borrado, pues tienen más densidad de tinta en su interior y están realizados a mayor profundidad.


Profundidad y concentración del pigmento

Cuanto mayor sea la carga de tinta inyectada y más profundamente se deposite en la dermis, más difícil será el borrado del dibujo. Por debajo de 6 mm es prácticamente imposible.


Tipo de piel

Respecto al tipo de piel, el paciente ideal es el que tiene un fototipo claro. La ventaja del sistema Q-Switched es que permite trabajar con pieles que tengan gran cantidad de melanina.

Cuanto más bronceada esté la piel más riesgo hay de producir una quemadura indeseada, por lo que hay que reducir la potencia del láser y se necesitarían más sesiones.


Condiciones personales

Fumar condiciona la efectividad del tratamiento. Además, un sistema inmunitario sano hace que el organismo elimine antes las sustancias de deshecho y que el número de sesiones se reduzcan.


 

 

 

+Láser Q-Switched

ya 30  logo facebook  logo youtube  logo instagram   logo yo avanzo blog

   Clínica de Medicina Estética Yolanda Albelda - NRS: C-15-000874 - Rúa da Senra, 7-9 Bajo B Santiago de Compostela - clinica@yolandaalbelda.com - T: 981561625 - Aviso Legal - Política de Cookies