Esta web usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso y lo expuesto en nuestra POLITICA DE COOKIES Y PRIVACIDAD Saber más

Acepto

Causa de aparición de arrugas

Exposición solar

Aproximadamente el 75% de las arrugas de nuestro rostro son debidas a una sobreexposición solar. Los rayos del sol inducen al cuerpo a producir más melanina de la habitual para defenderse del daño que la radiación ultravioleta provoca sobre la piel, causando arrugas y/o manchas sobre ella.

Un buen cuidado de la piel, a base de protectores solares y tratamientos de cabina y/o médico estéticos adecuados, consigue suavizar y eliminar los signos de envejecimiento facial.

 

El paso de los años

Con la edad el organismo pierde la capacidad natural de generar ciertas sustancias responsables de la tonicidad, textura y tono de la piel. 

Conforme envejecemos la actividad de los fibroplastos disminuye, produciendo cada vez menos cantidad de elastina y colágeno. Como consecuencia, la piel pierde firmeza haciéndola menos tersa y apareciendo sobre ella manchas y arrugas, que si no se tratan con premura se vuelven más profundas dificultando cada vez más su eliminación total. 

 

Alimentación poco equilibrada

La falta de hidratación y una alimentación pobre en ciertos nutrientes como frutas y verduras y/o rica en otros como edulcorantes, sal y harinas refinadas influyen en la pérdida de tonicidad y en la aparición de arrugas en el rostro.

El excesivo consumo de alcohol y tabaco también son causa de la formación de arrugas.

 

Ritmo de vida

El cansancio, la falta del sueño y el estrés aceleran el proceso de envejecimiento. Llevar una vida tranquila, sin grandes sobresaltos y dormir un mínimo de ocho horas cada día resulta esencial a la hora de presentar un rostro bello.

El cuidado a base de cosméticos y una buena higiene diaria son pilares clave a la hora de mantener una piel sana y bonita.

Factores hereditarios y biológicos

 

El tipo de piel debido a la condición biológica y hereditaria a la que pertenecemos es un factor clave en el proceso de envejecimiento.

La genética y la raza de una persona influyen en la tipología cutánea de un individuo, y consecuentemente también en el envejecimiento que sufre con el paso de los años.

Las pieles claras, finas, con poca grasa, sufren más el avance de la edad. Además las pieles más secas envejecen peor, las arrugas y las líneas de expresión se acentúan más que en una piel grasa.

Causas hormonales

 

El embarazo, la menstruación o la menopausia influyen en el desarrollo y evolución de ciertos signos de envejecimiento como la aparición de manchas y arrugas.

Ciertas enfermedades también pueden motivar la aparición de arrugas en el rostro.

Anatomía propia. Espesor de la piel

  

La piel fina y deshidratada tiene más posibilidades de desarrollar arrugas faciales. Distintas zonas del rostro, cuello y escote presentan diferentes grosores, lo que influye en el mayor o menor desarrollo de ciertos signos de envejecimiento. 

La región orbicular por ejemplo carece de músculos y de glándulas sudoríparas. Su tonicidad e hidratación se vuelve más complicada, propiciando la debilidad de sus tejidos a un ritmo superior y originando la aparición de manchas, arrugas y falta de firmeza sobre la zona. 

El cuello y el escote también poseen una piel más fina que la de otras áreas del rostro, envejeciendo por lo tanto a un ritmo superior que otras zonas del rostro.

Radicales libres

 

La acción de los radicales libres sobre ciertas células responsables del envejecimiento celular es uno de los factores que más influyen en el proceso de envejecimiento.

Los radicales libres son células inestables porque han perdido un electrón, debido a factores como la propia actividad física –la respiración, el ejercicio-, ciertos alimentos, el tabaco, la contaminación y también algunos medicamentos. Para garantizar su estabilidad buscan el electrón que les hace falta entre las células vecinas. Los radicales libres contribuyen al envejecimiento cuando adquieren ese electrón de las células de colágeno de la piel. 

Consecuentemente la calidad de la piel disminuye apareciendo sobre ella arrugas, manchas y otros signos de envejecimiento como falta de firmeza.

 

ya 30  logo facebook  logo youtube  logo instagram   logo yo avanzo blog

   Clínica de Medicina Estética Yolanda Albelda - NRS: C-15-000874 - Rúa da Senra, 7-9 Bajo B Santiago de Compostela - clinica@yolandaalbelda.com - T: 981561625 - Aviso Legal - Política de Cookies