Esta web usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso y lo expuesto en nuestra POLITICA DE COOKIES Y PRIVACIDAD Saber más

Acepto

Tecnología Nanopore

La Terapia de Inducción de Colágeno o CIT consiste en un estímulo físico-mecánico a través de un dispositivo nanopore compuesto de un cabezal con 10 agujas, que provoca una microperforación del estrato córneo responsable de la síntesis de nuevo colágeno. Además, facilita la penetración de los diferentes principios activos en las capas más profundas de la piel.

Indicaciones médico estéticas

Las indicaciones principales de la micropunción son:

- Arrugas finas y medias
- Fotoenvejecimiento
- Melasma
- Hiperpigmentación postinflamatoria
- Cicatrices quirúrgicas y de acné, queloides
- Alopecia
- Celulitis
- Flacidez
- Estrías

Método de aplicación

La tecnología Nanopore es un tratamiento destinado a producir una renovación celular acelerada de las capas de la piel, buscando fines tan variados como su limpieza, nutrición, hidratación, atenuación de los efectos antienvejecimiento y acción antiseborreica y despigmentante, entre otras.

Este tratamiento utiliza ácidos exfoliantes que mediante abrasión eliminan varias de las capas epidérmicas de la zona tratada, regenerarándose de forma natural con mayor calidad pasados varios días.

Existen multitud de principios activos que podremos vehiculizar con este dispositivo electrónico, como son: Ácido Ferúlico, Ácido Azelaico, Ácido Tranexámico, Enzimas reparadoras del ADN, Factores de crecimiento, Ácido Ascórbico, Ácido Hialurónico, Arbutina, Zinc, Silicio, Arginina, Pantenol, Retinol, etc.

Disponemos de una amplia gama de soluciones estériles con factores de crecimiento encapsulados en liposomas (mayor eficacia con menor concentración), unidos a una potente combinación de activos, capaces de actuar en las capas más profundas, gracias a la sinergia con estos dispositivos de microagujas.

La eficacia de este tratamiento va a depender de diferentes factores, como el principio activo que se va a emplear, las características de la piel (fototipo, grosor, sensibilidad, genética…), la concentración y PH de la sustancia química, cantidad de producto, tiempo de contacto, etc…

La aplicación de la tecnología Nanopore es prácticamente indolora y tan solo produce un leve hormigueo y/o picor moderado que desaparecerá progresivamente minutos después. No requiere pues de anestesia ni de ingreso ambulatorio, pudiendo el paciente incorporarse a su vida cotidiana de forma inmediata.

La duración de este tratamiento es de aproximadamente 30 minutos a 60, dependiendo del número de capas que aplique el profesional y de la superficie del área que se trate.

Se puede utilizar como tratamiento aislado o bien como complementario de otros procedimientos médico-estéticos, tales como: peeling químico, mesoterapia, rellenos cutáneos, hilos tensores, láseres, etc.

Protocolo de tratamiento y resultados

El protocolo de actuación se decide en función del estado del paciente, si bien se recomienda no repetir el tratamiento antes de un mes.

Los resultados se observan desde el primer día. Algunos pacientes lucen una piel luminosa que tenderá a empeorar durante las 48 horas siguientes, en las que aparecerá grano y/o una descamación que será más o menos intensa dependiendo del estado de la misma y tipo de producto aplicado. En otros casos, la piel puede alterarse desde el mismo momento en que se está aplicando el tratamiento.

Tras el tratamiento el paciente puede reincorporarse a su vida diaria con total normalidad, si bien debe evitar limpiar la zona y/o aplicar sobre ella algún tratamiento cosmetológico durante al menos ocho horas. Tampoco se debe realizar ejercicio físico que provoque sudoración o inflamación vascular.

Los días posteriores al mismo, la piel debe estar permanentemente hidratada y protegida de la radiación solar directa durante al menos tres semanas.

La tecnología Nanopore es un procedimiento que puede aplicarse de manera aislada o combinada con otros tratamientos médico-estéticos como la Carboxiterapia o la Luz Pulsada Intensa.

Efectos secundarios y contraindicaciones

Tras el tratamiento con Nanopore el paciente puede desarrollar una leve inflamación y/o sentir picor en la zona por la penetración de los diferentes ácidos en la piel.

Durante los días posteriores también suele aparecer una descamación, más o menos intensa, consecuencia del proceso de renovación dérmica que se ha iniciado y del que nacerá piel de mayor calidad.

Se recomienda no realizar el tratamiento con Nanopore durante la fase de embarazo o lactancia. Tampoco deben someterse a esta técnica personas con antecedentes de reacciones alérgicas a sustancias químicas o aquellas que hayan pasado recientemente por una intervención quirúrgica.

En el caso de que el paciente esté tomando alguna medicación, debe comunicarlo al profesional antes de iniciar el tratamiento.

ya 30  logo facebook  logo youtube  logo instagram   logo yo avanzo blog

   Clínica de Medicina Estética Yolanda Albelda - NRS: C-15-000874 - Rúa da Senra, 7-9 Bajo B Santiago de Compostela - clinica@yolandaalbelda.com - T: 981561625 - Aviso Legal - Política de Cookies