Esta web usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso y lo expuesto en nuestra POLITICA DE COOKIES Y PRIVACIDAD Saber más

Acepto

Por qué se produce. Causas

El acné es el resultado del incremento de la queratina que se adhiere al folículo piloso. Cuando la queratina se vuelve más densa bloquea el poro, impidiendo la correcta salida del sebo al exterior, de manera que las condiciones para la vida de las bacterias en la glándula sebácea se optimizan. 

Las bacterias contienen lipasas que convierten los lípidos en ácidos grasos, responsables del brote inflamatorio en las unidades polisebáceas.

El inicio de esta patología es multifactorial, por lo que además de generarse por un cambio hormonal en el acné también influye el sistema inmune y el estrés. 

Así, los factores principales que desencadenan esta enfermedad cutánea son:

Seborrea

     

La seborrea es la hiperproducción de sebo. La glándula sebácea segrega sebo para defenderse de la deshidratación que padece la piel, por lo que puede existir exceso de sebo incluso en aquellas personas que presenten pieles secas. 

La sobreproducción de sebo puede estar motivada por:

1. Factores hereditarios: La actividad de las glándulas sebáceas tiene un componente hereditario. La predisposición genética influye tanto en la presentación como en la distribución del acné.

2. Hormonas: las hormonas masculinas (andrógenos) aumentan la producción de sebo, mientras las femeninas (estrógenos) lo reducen. 

3. El estilo de vida: el estrés, la falta de sueño, un mal cuidado cosmetológico de la piel, también pueden ser causas habituales de este tipo de enfermedad.

4. Alimentación: un exceso de grasas, lácteos y azúcares refinados aumentan la producción de sebo.

5. Clima: el clima húmedo y caliente es contraproducente para el desarrollo de esta enfermedad cutánea.

6. Ciertos medicamentos y cosméticos producen la aparición de acné. Los esteroides y el litio son conocidos por desencadenar acné en algunas personas. 

 

Hiperqueratosis

   

También conocida como hiperqueratinización, la hiperqueratosis es un engrosamiento de la capa externa de la piel debido a una acumulación excesiva de queratina, una proteína protectora de la piel.  Esta patología cutánea hace que la piel no pueda adaptarse a la elasticidad que presenta el resto de las capas, rompiéndose y separándose de ellas.

Este aumento de las capas superficiales de la piel puede impedir la correcta liberación de sebo, y consecuentemente bloquear el folículo, causando pápulas, granos, quistes y otras anomalías granulares relacionadas.

 

Presencia de bacterias: el propinebacterium

Las bacterias presentes en la piel se acumulan en el folículo, causando la aparición de pápulas, pústulas o algún tipo de lesión granular en la superficie cutánea. Las bacterias encuentran su medio ideal de vida cuando el poro presenta exceso de queratina y de sebo. 

Las bacterias contienen lipasas que convierten los lípidos en ácidos grasos, responsables del brote inflamatorio en las unidades polisebáceas.

Además de estas causas, una mala higiene puede empeorar el estado de la enfermedad e incluso ser causa única de su desarrollo. Se aconseja por ello limpiar la zona dos veces al día y emplear para ello un gel neutro o con antiséptico. 

ya 30  logo facebook  logo youtube  logo instagram   logo yo avanzo blog

   Clínica de Medicina Estética Yolanda Albelda - NRS: C-15-000874 - Rúa da Senra, 7-9 Bajo B Santiago de Compostela - clinica@yolandaalbelda.com - T: 981561625 - Aviso Legal - Política de Cookies