Esta web usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso y lo expuesto en nuestra POLITICA DE COOKIES Y PRIVACIDAD Saber más

Acepto

Tipología lesiones vasculares

Existen numerosas patologías vasculares que se presentan en el rostro y zona del escote.

La cuperosis

Este tipo de lesión vascular es una de las más comunes; y produce el enrojecimiento del rostro y la presencia de vasos capilares dilatados en la superficie cutánea. 

La cuperosis suele afectar a personas de piel sensible y clara (fototipos I y II) y se manifiesta sobre todo en las mejillas y en la nariz, aunque también pueden verse afectadas otras zonas de la cara y el escote. Esta patología se puede presentar a cualquier edad y suele ser más común en mujeres.

En algunos casos el rostro puede desarrollar la presencia de un enrojecimiento permanente, lo que podría ser la primera manifestación de un estadio inicial de rosácea.


Causas

Su aparición está favorecida por múltiples factores como los cambios hormonales o la predisposición genética, el uso indiscriminado de corticoides o ciertos medicamentos.

También pueden ser desencadenantes de estas dilataciones vasculares la exposición solar y el uso indiscriminado del tabaco y el alcohol. 


Síntomas

Los síntomas principales de esta patología vascular son:

• Vasos capilares dilatados

• Inflamación crónica. Enrojecimiento facial que puede volverse permanente si la enfermedad no es controlada a tiempo

• Envejecimiento cutáneo. Pérdida de elasticidad en la zona lesionada


Localización

La cuperosis suele localizarse en la región nasoyugal, mejillas, aletas y dorso nasal. Su aparición también puede extenderse a la frente, barbilla, cuello y zona del escote, si bien es menos frecuente. 


Procedimientos médicos recomendados

Los métodos más comunes para tratar la cuperosis a nivel clínico son los tratamientos basados en luz, como la Luz Pulsada Intensa (IPL). En Clínica Yolanda Albelda aplicamos también el Peeling químico como solución a esta problemática.

La rosácea

La rosácea es una enfermedad crónica que se caracteriza por un enrojecimiento y engrosamiento (inflamación) de la capa más superficial de la piel, que a menudo también puede ocasionar ardor o calor intenso en la zona lesionada. Además es frecuente la aparición de otros síntomas adicionales como telangiectasias y/o pequeñas pápulas rojas y pústulas (acné rosácea).

La rosácea es más común en personas adultas con piel clara (fototipos de piel I y II), aunque también existen casos en pacientes de piel más oscura.

La zona central del rostro (mejillas, frente y nariz) suele ser la más afectada por esta enfermedad; si bien también puede desarrollarse rosácea en el cuello, orejas, escote y cuero cabelludo.


Causas

Se desconoce su origen pero hay varios factores que pueden desencadenar la aparición de rosácea: 

• la predisposición genética 

• cambios hormonales

• los trastornos psicológicos

• la parasitación por ácaros

• alteraciones digestivas como las infecciones bacterianas (presencia de la bacteria helicobacter pylori)

Además los episodios de rosácea pueden aparecer o agravarse con los cambios bruscos de temperatura, consumo frecuente de alcohol, bebidas calientes, comidas especiadas y/o situaciones de estrés emocional. Ciertos tratamientos para el acné y arrugas y otros medicamentos pueden desencadenar en rosácea.


Síntomas

En algunos casos la rosácea se puede confundir con otros procesos cutáneos como la dermatitis seborreica (eritema), acné, o Lupus Eritematoso Sistémico (LES) en su forma de inicio superficial cuperósico. Por ello, es preciso realizar un correcto diagnóstico que identifique la existencia o no de rosácea y el estadio en el que se encuentra la enfermedad.

La rosácea se caracteriza por tener los siguientes síntomas:

1. Eritema, rojez local permanente o eventual.

2. Ardor y escozor.

3. Engrosamiento de la capa cutánea debido a la inflamación presente.

4. Granos, pústulas o pápulas.

5. Existencia de vasos capilares visibles (telangiectasias)

 

La rosácea puede presentarse en distintos grados con manifestaciones distintas:

• Estadio episódico: enrojecimiento leve.

• Estadio I: enrojecimiento persistente con cuperosis y arañas vasculares (telangiectasias).

• Estadio II: enrojecimiento permanente con vasos capilares visibles (telangiectasias) y presencia de granos como pápulas y pústulas diminutas.

• Estadio III: enrojecimiento profundo y persistente, arañas vasculares (telangiectasias) y existencia de pústulas, pápulas o nódulos.


Localización

La zona más afectada por la rosácea suele ser la región central de la cara: mejillas, frente y nariz (rinofima). 

Este tipo de lesión vascular también puede aparecer en la frente (metofima), párpados (blefarofima), orejas (otofima), mentón (gnatofima) y ojos.

La localización de las lesiones en la cara suele ser simétrica.


Procedimientos médicos recomendados

Los métodos más comunes para tratar la rosácea a nivel clínico son los tratamientos basados en luz, como la Luz Pulsada Intensa, y el peeling químico.

Las telangiectasias o arañas vasculares

Las telangiectasias o arañas vasculares son dilataciones de los vasos sanguíneos que aparecen en la superficie de la piel del rostro y del cuerpo. Se muestran en forma de líneas rojas o azules, dependiendo de si es una arteria o una vena la que se dilata, y en algunos casos pueden presentar pequeñas ramificaciones. 

Pueden desarrollarse tanto en la cara como en el cuerpo, especialmente en la nariz, mejillas y piernas.


Causas

Lo más habitual es que las telangiectasias surjan de forma natural y no supongan ningún problema serio para la salud, aunque en ocasiones son síntoma de ciertas enfermedades que permanecen ocultas. 

Las mujeres son las más afectadas por este tipo de inestetismo, principalmente por causas hormonales relacionadas con la proliferación de estrógenos.

Hay otros factores que también pueden desencadenar la aparición de arañas vasculares:

• Herencia genética

• Sedentarismo físico

• Mala alimentación y consumo de alcohol y tabaco

• Fotoenvejecimiento por daño solar

• Ciertas patologías cutáneas como rosácea o cuperosis

• Ingesta de medicamentos como anticonceptivos

• Embarazo


Síntomas

Las arañas vasculares son asintomáticas y tan sólo representan un problema estético a quien las padece.

En ocasiones pueden producir dolor, ardor y/o picor, por lo que en ese caso es recomendable consultar a un especialista médico. También se deben vigilar cuando sean muy numerosas, aparezca en la esclerótica del ojo y/o en edades muy tempranas.


Localización

Las telangiectasias pueden aparecer en cualquier punto de la piel. A nivel facial se localizan en la zona de las mejillas, aletas nasales y mentón, principalmente. A nivel corporal se sitúan en las piernas y zona de los tobillos.


Procedimientos médicos recomendados

Los métodos más comunes para tratar las telangiectasias a nivel médico son los tratamientos basados en luz, como la Luz Pulsada Intensa, y los peeling químico.

Los puntos rubí

Los puntos rubí o angiomas seniles son dilataciones vasculares de color rojo intenso y forma redondeada. Su origen suele ser hereditario, por lo que si los padres tienen presencia de puntos rojos en la piel es probable que los hijos también los desarrollen en la edad madura.

Se trata de angiomas vasculares adquiridos que normalmente aparecen en el cuerpo, aunque también pueden desarrollarse a nivel facial.


Causas

Lo más habitual es que los puntos rubí aparezcan por origen hereditario entre los cuarenta y los cincuenta años. El envejecimiento también es otra de las causas que acentúan su presencia, si bien tiene que existir una predisposición genética de base.


Síntomas y morfología clínica

Los puntos rubí no causan síntoma alguno. Suelen mostrarse como pápulas rojas con relieve, planas y de forma ovalada. Este tipo de lesión vascular puede modificar su apariencia con la exposición solar.


Localización

Los puntos rubí pueden localizarse en cualquier parte de la cara y del cuerpo.


Procedimientos médicos recomendados

Los métodos más comunes para tratar los puntos rubí a nivel médico son los tratamientos láser.

• IPL

• Láser Q-Switched

• Láser fraccional de CO2

Poiquilodermia de Civatte

También denominada enfermedad de Civatte, la Poiquilodermia se refiere a una alteración cutánea de tipo pigmentario y vascular causada principalmente por el daño solar.


Causas

La sobreexposición solar es la principal causa de desarrollo de este tipo de patología. También puede aparecer como consecuencia de ciertas enfermedades autoinmunes como el lupus eritematoso sistémico, tras una exposición larga a un tratamiento de radioterapia, por consumo de productos fotosensibilizantes en cosméticos y perfumes, y también como respuesta a cambios hormonales relacionados con la menopausia, niveles bajos de estrógenos y predisposición genética.


Síntomas y morfología clínica

Esta patología se caracteriza por un aspecto rugoso e irritado de la piel, una pigmentación irregular de color pardo o cobre rojizo, y la presencia de capilares rojos (telangiectasias) sobre la mácula. 


Localización

La Poiquilodermia de Civatte se localiza en las mejillas, cuello y escote. Se extiende desde el rostro hasta el escote, dejando descubierta la parte central del cuello que no se ve afectada.


Procedimientos médicos recomendados

La Poiquilodermia de Civatte es un tipo de lesión cutánea que combina el componente vascular y pigmentario al mismo tiempo, por eso el procedimiento médico más adecuado es el peeling químico combinado con sesiones de Luz Pulsada Intensa.

ya 30  logo facebook  logo youtube  logo instagram   logo yo avanzo blog

   Clínica de Medicina Estética Yolanda Albelda - NRS: C-15-000874 - Rúa da Senra, 7-9 Bajo B Santiago de Compostela - clinica@yolandaalbelda.com - T: 981561625 - Aviso Legal - Política de Cookies