Esta web usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso y lo expuesto en nuestra POLITICA DE COOKIES Y PRIVACIDAD Saber más

Acepto

Nada detiene a la carboxiterapia, el tratamiento de moda a base de CO2

Carboxiterapia. Quédate con este nombre porque escucharás hablar mucho de ella esta temporada. Es el tratamiento en boga para rostro y cuerpo por sus múltiples y conocidos beneficios. Una auténtica revolución capaz de acabar con la celulitis y la adiposidad localizada, la flacidez o las estrías. Tampoco se le resisten a nivel facial las arrugas, ni las ojeras y bolsas.

El secreto de su éxito está en que favorece la oxigenación de la piel. ¿Y cómo lo hace?, pues introduciendo microdosis de dióxido de carbono en el tejido subcutáneo. El médico controla la cantidad de gas inyectado, el tiempo y la profundidad a la que se introduce la aguja.

El CO2 rompe el adipocito graso, mejora la circulación de la zona y estimula las fibras de colágeno y elastina reparando la estructura cutánea dañada desde el primer día. Sí, con una sesión ya se empiezan a visualizar los resultados. Y es que la carboxiterapia no es que parezca un tratamiento milagroso, es que ciertamente lo es.

Otra de sus múltiples ventajas es que permite la incorporación inmediata a la rutina diaria. Otros tratamientos como la mesoterapia corporal por ejemplo requieren de un descanso de dos días de ejercicio físico intenso, como ir al gimnasio. Con la carboxiterapia este problema desaparece.

Tampoco hay que esperar un tiempo mínimo entre sesión y sesión. Puede realizarse una sola o varias la misma semana, o bien espaciarlas quincenalmente o mensualmente según las circunstancias personales del paciente. Cuantas más sesiones se realicen y más continuadas, antes comenzarán a apreciarse los resultados.

La carboxiterapia es un tratamiento seguro, pues el dióxido de carbono está presente en nuestro cuerpo de manera natural. Actúa como vasodilatador para favorecer una mayor entrada de oxígeno en sangre. La circulación mejora exponencialmente y las células crecen y se regeneran con mayor calidad, mejorando la estructura del tejido cutáneo dañado.

Y ahora toca la pregunta que más os preocupa, ¿es doloroso? Yo no diría que produce dolor, sino que se trata de una sensación incómoda pero totalmente soportable. La principal molestia se percibe al inicio de la entrada del dióxido de carbono en el cuerpo y también al finalizar el tratamiento, cuando el esteticista drena la zona con un masaje manual o mediante aparatología como las ondas de choque.  

En cuanto a los efectos secundarios, podría aparecer algún hematoma y/o una leve irritación de la zona tratada, que en cualquier caso desaparecerán de manera espontánea a los pocos días.

Os dejo un vídeo para que podáis apreciar cómo es una sesión de carboxiterapia.

Pese a lo que muestran las imágenes es un tratamiento muy efectivo y muy poco agresivo.

Así que confía en el CO2, el oro de la medicina estética actual.

 

+ INFO SOBRE CARBOXITERAPIA

 

 

Modificado por última vez en Lunes, 13 Marzo 2017 14:48

ya 30  logo facebook  logo youtube  logo instagram   logo yo avanzo blog

   Clínica de Medicina Estética Yolanda Albelda - NRS: C-15-000874 - Rúa da Senra, 7-9 Bajo B Santiago de Compostela - clinica@yolandaalbelda.com - T: 981561625 - Aviso Legal - Política de Cookies