Imprimir esta página

Workshop sobre lo último en Radiesse y Toxina Botulínica (bótox)

La hidroxiapatita de calcio o Radiesse permite devolver el volumen perdido por el paso del tiempo a zonas como mandíbula, barbilla o mejillas, para conseguir armonía en el rostro. Es uno de los tratamientos de medicina estética que mejores resultados ofrece para corregir el contorno de la mandíbula, el tratamiento de los pliegues nasolabiales profundos, mejorar la calidad de la piel, e, incluso realizar un lifting facial completo sin pasar por quirófano. 

Este fin de semana Yolanda Albelda y el Doctor Juan Carrero participaron en un workshop en Oviedo con el Doctor Daniel Arenas sobre las últimas novedades en técnicas clásicas y las más vanguardistas, haciendo especial hincapié en la toxina botulínica (Bótox) y hidroxiapatita cálcica (Radiesse).

Con el paso de los años se produce una reducción de la síntesis de colágeno (esencial para una apariencia joven), una pérdida de la actividad de los fibroblastos y una disminución del soporte estructural. El Radiesse crea un soporte intradérmico que actúa como estímulo mecánico para la activación de los fribroblastos y la neocolagenosis para combatir esta pérdida estructural.

La hidroxiapatita cálcica es uno de los rellenos más versátiles, que es capaz de activar los fibroblastos y potenciar la formación de colágeno.

Por su parte, la toxina botulínica es uno de los procedimientos médico estéticos más empleados para borrar las arrugas del tercio superior (frente, entrecejo, patas de gallo...), elevar las cejas, eliminar el ceño fruncido. No solo se emplea para suavizar las arrugas existentes, sino también para prevenir su aparición y para 'modelar' el área de los párpados y las cejas, rejuveneciendo la mirada confiriéndole una expresión más fresca.

 

Artículos relacionados (por etiqueta)