Mostrando artículos por etiqueta: dieta - Clinica de Medicina Estetica Yolanda Albelda - Santiago de Compostela

Esta web usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso y lo expuesto en nuestra POLITICA DE COOKIES Y PRIVACIDAD Saber más

Acepto

Junto con la celulitis y la flacidez cutánea, la adiposicidad localizada es una de las alteraciones corporales que más preocupan tanto a hombres como a mujeres.

Pero, ¿qué es la grasa localizada?: es una acumulación anormal de tejido graso en determinadas zonas del cuerpo y a nivel de las capas más profundas de la piel (grasa profunda del Tejido Celular Subcutáneo), que provoca una importante alteración estética de la silueta; y lo que es más importante, puede estar acompañada o no de sobrepeso.

La grasa que consumimos a través de la alimentación y que no es consumida por el organismo en su actividad diaria, se acumula en forma de Triglicéridos en unas células almacén denominadas Adipocitos, los cuales van aumentando de tamaño (hipertrofia) de manera proporcional a la grasa ingerida, pero hasta un cierto límite a partir del cual ya no son capaces de almacenar más y comienzan a dividirse (hiperplasia) creando células nuevas. Por lo tanto, queda más que demostrado que la obesidad no sólo depende del tamaño del adipocito sino que también del número que tengamos, que a su vez viene establecido desde edades muy tempranas y es prácticamente invariable a lo largo de toda la vida.

De ahí que aunque un paciente con sobrepeso o grasa localizada haga "dieta" podrá disminuir el tamaño de sus células grasas, pero no será capaz de disminuir el número total de las mismas, a no ser que se someta a un tratamiento Médico- Estético definitivo o bien a Cirugía Estética.

Si esto lo unimos por un lado al hecho de que las "dietas milagro" no funcionan, ya que son "pan para hoy y hambre para mañana", y que lo único que funciona es la corrección alimentaria y un estilo de vida saludable muchas veces muy difíciles de establecer, y por otro, a que existen dos tipos de adiposidad diferentes como son:

- Adiposidad localizada primaria que está asociada al desarrollo hormonal y que se localiza sobre todo a nivel caderas, glúteos y muslos, no respondiendo a "dieta" ni a ejercicio.
- Adiposidad localizada secundaria que se dispone principalmente a nivel de abdomen, flancos, papada y brazos, la cual sí que está mucho más relacionada con la alimentación y la falta de ejercicio físico.

Con todo ello llegamos a la conclusión que muchos de nuestros pacientes necesitan y solicitan tratamientos específicos, que les ayuden a eliminar de manera más o menos definitiva esa grasa tan incómoda y tan inapropiada.

Entre los tratamientos más eficaces podemos destacar:
- Criolipólisis: consiste en someter a una variación térmica (calor- frío- calor) a la célula grasa, logrando así su congelación y provocando la ruptura de su membrana sin afectar al tejido adyacente. Logramos eliminar por vía metabólica 1 cm de grasa por sesión y por zona. Ideal para tratar la grasa de flancos, abdomen, caderas, brazos y rodillas.
- Lipoláser Metabólico: Láser de diodo que ayuda a movilizar la grasa de las zonas más resistentes a la dieta y al ejercicio físico.
- Carboxiterapia: consiste en la inyección profunda de gas CO2 en una zona determinada, logrando así un aumento del aporte de oxígeno que favorece la microcirculación y la muerte celular del adipocito.
- Ondas de Choque: ondas acústicas que rompen los septos fibrosos y ayudan a la formación de nuevo colágeno y elastina.
- Mesoterapia: inyección a nivel de dermis profunda de principios activos que ayuden a la movilización de la grasa acumulada.
- Radiofrecuencia Indiba Médico: Radiofrecuencia monopolar que actúa sobre el adipocito.

El protocolo más eficaz se establecerá en función de un diagnóstico profesional, y recuerda que existe un tipo de adiposidad localizada que no variará de manera sustancial ni con el sudor ni con la restricción alimentaria, y es ahí donde la Medicina Estética tiene mucho que decir.

Publicado en Grasa Localizada
Domingo, 26 Febrero 2017 12:00

En tu dieta aplica “la regla de las 3 C”

Una dieta no funciona si no se aplica la regla de las tres C: la Constancia, la Consciencia y la Crono-nutrición; de la misma forma que no funciona si se pasa hambre.

Pero la regla de las tres C no solo deben aplicarla aquellos que quieran bajar de peso, sino todas aquellas personas que quieran potenciar su organismo.

Constancia: un hábito no es hábito si no pasan 21 días.

Consciencia: con cabeza mucho mejor, también a la hora de comer.

Crono-nutrición: come al ritmo de tu cuerpo. Qué debo comer, cuándo debo comerlo.

El ritmo biológico del organismo debe ser respetado en todo momento. Una persona trabaja, come y descansa, y para que esas funciones se cumplan al 100% la dieta debe aportar los nutrientes necesarios en el momento más idóneo, así todos los días de tu vida.

DESAYUNO: La primera comida tiene que ser la más abundante. Debe incluir alimentos que nos aporten la energía necesaria para desarrollar las actividades del día, alimentos que generen tirosina.

Un buen desayuno contiene cereales, ácidos Omega 3 y 6 y algo de proteína. La proteína es la que mantiene nuestro cerebro activo, pero es la gran olvidada de la dieta. Un gran error que hace que se tenga hambre cuando no toca y se caiga en el “picoteo insano”, que no sano.

Ejemplo de desayuno ideal: Una rebanada o dos pequeñas de pan integral con aceite de oliva virgen extra, dos lonchas de jamón de pavo natural o huevos, café con leche vegetal y stevia.

MEDIA MAÑANA, lo que yo llamo el “picoteo sano”. Siempre deben hacerse cinco comidas en los mismos horarios; pero siempre debe respetarse el tipo de alimento que toca a esa hora del día.

A media mañana cómete un puñado de frutos secos naturales que te aportarán los ácidos grasos esenciales y te mantendrán saciado. Acompáñalos de una infusión, un té verde o rojo es lo ideal.

COMIDA: siempre debe incluir proteína y verdura, y más de lo primero que de lo segundo. Si además de los hidratos contenidos en las verduras los incluyes también en forma de cereal o legumbre, estos deben suponer tan solo un tercio del plato.

 

Una buena comida se haría a base de pechuga de pollo a la plancha con arroz y pisto de verduras.

La franja de la tarde-noche está destinada a la regeneración y reparación celular, a la relajación y a la serenidad; se requiere pues un aporte de triptófano.

Para MEDIA TARDE, el segundo “picoteo sano”: Una pieza de fruta natural.

Para la CENA: huevo o pescado (la carne mejor al mediodía), acompañados de verdura y aderezado todo con una buena dosis de descanso.

Ejemplo de cena: pescado al vapor con un puré de calabacín y calabaza.

Seguro que después de leer este post te ha entrado algo de hambre. Así que mira tu reloj externo, el que llevas en la muñeca, y mira también tu reloj interno, lo que dice tu organismo. “Si ya es hora de comer recuerda hacerlo pensando en las tres C”.

.

Si quieres saber más sobre los tipos de dietas que realizamos consulta nuestra Unidad de Dietoterapia y Nutricosmética.

ya 30  logo facebook  logo youtube  logo instagram   logo yo avanzo blog

   Clínica de Medicina Estética Yolanda Albelda - NRS: C-15-000874 - Rúa da Senra, 7-9 Bajo B Santiago de Compostela - clinica@yolandaalbelda.com - T: 981561625 - Aviso Legal - Política de Cookies