tel: 981 561 625
Generic selectors
Exact matches only
Buscar en Títulos
Buscar en Contenido
Post Type Selectors
Buscar en Noticias
Tratamientos
Procedimientos
Cosmética
Nutrición
Aparatología

Celulitis

La Celulitis es una enfermedad metabólica que afecta al tejido celular subcutáneo a nivel de la grasa areolar (capa profunda de la piel situada entre la fascia supeficialis y la dermis) principalmente de mujeres, produciendo cambios funcionales y fisiológicos a nivel del tejido conectivo, hipertrofia o aumento de los adipocitos (células grasas), y trastornos microcirculatorios, dando lugar todo ello a un aspecto de “piel de naranja” muy característico de esta patología.

Debido a que su origen es multifactorial, el tratamiento de esta enfermedad que afecta a un porcentaje muy elevado de mujeres, aproximadamente a un 95%, no es sencillo y se considera uno de los caballos de batalla dentro de la medicina estética, ya que en muchos casos no tiene por qué ir asociado ni a la obesidad ni al aumento de peso.

Aunque las zonas más afectadas por la celulitis suelen ser los muslos en su cara anterior y posterior, trocánteres, y glúteos de las mujeres, también es común su aparición en brazos y abdomen, pudiendo hacerse evidente a cualquier edad y en cualquier tipo de estructura corporal. Sabemos que existe una predisposición genética a padecerla, pero que el estilo de vida y los cambios de peso pueden agravarla, ya que la celulitis no solo supone un aumento del tamaño de las células grasas sino que se caracteriza también por una mala microcirculación venosa y linfática, responsables de la acumulación de líquidos y toxinas en el tejido conectivo que a su vez alteran el componente adiposo de la piel de manera indeseada.

Factores que afectan en su aparición

Existen diferentes factores que pueden afectar y predisponer a su aparición:

  • Factores hormonales: Pueden predisponer o agravar un proceso celulítico y son especialmente importantes durante la pubertad, la menopausia o el embarazo. Los estrógenos (exceso) y la progesterona tienen un efecto directo sobre el tejido graso, favoreciendo la aparición de celulitis y de grasa localizada.
  • Factores metabólicos y vasculares: Algunas enfermedades como la diabetes o los trastornos hepáticos pueden alterar el sistema linfático y circulatorio, agravando el estado de la celulitis.
    Además, la ropa muy ajustada o ciertas posiciones corporales que se repiten durante un largo periodo de tiempo, como estar sentado o de pie durante muchas horas diariamente, agravan su estado.
  • Factores hereditarios y raciales: Las mujeres con antecedentes de obesidad y celulitis en su familia presentan una mayor predisposición a padecer celulitis.
    Y en cuanto a la raza, las mujeres de raza negra apenas sufren celulitis o piel de naranja.
  • Factores neurovegetativos: El estado anímico, la ansiedad o los trastornos nerviosos influyen en la aparición de la celulitis y en el desarrollo de otras patologías cutáneas. También la falta de descanso y el estrés provocan su aparición, especialmente en aquellas personas con problemas circulatorios.
  • Dieta y estilo de vida: la vida sedentaria y la falta de ejercicio van a afectar de manera importante en la aparición y en la gravedad de esta patología.

Además, los malos hábitos alimenticios, con un consumo excesivo de grasas saturadas y de sal, también van a influir muy negativamente. El consumo de alcohol, tabaco, los anticonceptivos y otros medicamentos pueden agravar esta patología.

La suma de todos estos factores va a condicionar su aparición y la gravedad de la misma, pero es verdad que mujeres delgadas, deportistas y con un estilo de vida sano también pueden padecerla.

Tipos de Celulitis

Los cambios en el Tejido Subcutáneo se van produciendo gradualmente, y nos van a ir indicando el tipo de celulitis que padecemos.

Resulta imprescindible realizar un correcto diagnóstico profesional para identificar el tipo de celulitis, el grado de manifestación y los problemas asociados que nos podemos encontrar; ya que los tratamientos más recomendados serán diferentes dependiendo de ello.

  • Celulitis dura o compacta: Es muy típica de mujeres jóvenes de constitución robusta, en mujeres con sobrepeso y en obesas. El tejido presenta una consistencia firme y sin elasticidad. Al ejercer presión sobre la zona, la piel tiene la apariencia de piel de naranja y suele ser dolorosa al tacto. Generalmente es una celulitis de reciente aparición que se localiza sobre todo en caderas.
  • Celulitis edematosa o esclerótica: Afecta a mujeres de todas las edades, pero con mayor frecuencia a jóvenes y adolescentes. Presenta una consistencia espesa al tacto y se localiza preferentemente en piernas, lo que la hace más difícil de tratar. Se manifiesta en forma de piernas hinchadas y doloridas, donde la piel de naranja se hace muy visible. Suele estar causada por problemas de microcirculación en las piernas y acentuada por problemas de retención de líquidos.
  • Celulitis blanda o flácida: Afecta mayoritariamente a mujeres mayores de 40 años con poca actividad física y con cambios bruscos en el peso corporal. El tejido afectado, sobre todo muslos, glúteos y brazos, presenta un aspecto blando y esponjoso al tacto. Este tipo de celulitis normalmente no causa dolor.
  • Celulitis mixta: Es un tipo de celulitis en la que se mezclan variedades distintas y suele ser el tipo que se presenta con mayor frecuencia.

Tratamientos

Existen una gran variedad de tratamientos médico estéticos para combatir la celulitis, que se pueden utilizar combinados dependiendo del grado de patología. Para realizar un tratamiento eficaz será imprescindible llevar un correcto diagnóstico que nos permita identificar el tipo de celulitis al que nos enfrentamos.

  • Carboxiterapia: Procedimiento médico no invasivo que consiste en realizar microinyecciones de dióxido de carbono (CO2) a nivel de la capa profunda de la dermis y de la grasa areolar. Este gas desencadena diferentes reacciones metabólicas entre las cuales destaca la combustión de grasas reduciendo el número y el tamaño de las células adiposas, mejorando así el aspecto de “piel de naranja”. Además, es frecuente tener asociados a la celulitis problemas microcirculatorios y un exceso de toxinas acumuladas, de manera que el gas al difundir a nivel de los tejidos produce una oxigenación de los mismos, logrando unos mejores resultados.
  • Mesoterapia: Consiste en la aplicación de múltiples inyecciones de pequeñas dosis de sustancias homeopáticas o alopáticas a nivel de dermis profunda y tejido subcutáneo, que actuarán específicamente sobre las células grasas disminuyendo su contenido. Dependiendo del tipo de celulitis se infiltrarán diferentes tipos de sustancias con efecto drenante, circulatorio, lipolítico o reafirmante.
  • Mesoterapia Alidya: Se trata de la infiltración intradérmica de un producto formulado específicamente y capaz de actuar sobre los depósitos de hierro del tejido graso, responsables de la aparición de la celulitis blanda o edematosa.  Se introduce el producto a la profundidad deseada, manualmente o con pistola, para conseguir deshacer los depósitos de hierro sobrantes del tejido graso y favorecer así la oxigenación de la zona. Puede combinarse con otros tratamientos como la Carboxiterapia, RDF Accent Prime, Emtone, etc., aumentando la eficacia de los resultados.
  • EMTONE: Es un dispositivo que combina los efectos de una radiofrecuencia monopolar y de las ondas de choque radiales, proporcionando simultáneamente energía térmica y mecánica sobre los tejidos tratados, actuando sobre las cámaras de grasa de los adipocitos, al mismo tiempo que ayuda a mejorar la circulación sanguínea y la elasticidad de los tejidos, tratando las causas fundamentales de la celulitis edematosa.
  • Ondas de Choque AWT STORZ: La aplicación de ondas acústicas radiales produce un estímulo mecánico sobre el tejido adiposo tratado, provocando una activación natural de los procesos metabólicos celulares y un aumento de la permeabilidad de la membrana celular, con la consiguiente liberación de ácidos grasos libres y de glicerina de las células. Además, las ondas mecánicas estimulan la microcirculación de la zona tratada, así como un aumento de la elasticidad del tejido conjuntivo, mejorando el aspecto de la celulitis.
  • Radiofrecuencia Accent Prime: Es un dispositivo que mediante la emisión de ondas electromagnéticas de alta potencia (40,68 MHz) produce un calentamiento volumétrico y homogéneo del tejido a tratar. Como consecuencia de este aumento de la temperatura se consigue por un lado que las fibras de colágeno de las capas medias y profundas se contraigan, mejorando así su grosor y alineación; y por otro, se consigue la aceleración del metabolismo de las células grasas, lo que provoca una notable disminución de su tamaño y también la disminución de los nódulos de la celulitis.
  • Radiofrecuencia monopolar Médica Indiba : dispositivo que emite una corriente electromagnética a una frecuencia específica de 443 KHz, que produce un aumento de la temperatura de la piel tanto a nivel superficial como profundo, generando un aumento del metabolismo celular, del flujo sanguíneo y de la circulación, al mismo tiempo que mejoran la oxigenación del tejido y células. La radiofrecuencia al favorecer el drenaje linfático natural ayuda a eliminar más rápidamente los líquidos y toxinas responsables de la celulitis, mejorando así el aspecto de piel de naranja. Además, la formación de colágeno y elastina también ayudará a la reestructuración del tejido subcutáneo, dotándolo de firmeza.
  • Presoterapia: es un dispositivo que utiliza la presión del aire para realizar un masaje de drenaje linfático, favoreciendo la microcirculación y la eliminación de las toxinas acumuladas en los tejidos, tratando y mejorando el aspecto de piel de naranja tan característico de la celulitis.
  • Método Renata França de Drenaje Linfático: Es una técnica manual específica que se basa en ejercer al mismo tiempo una presión firme y a un ritmo acelerado, aplicando maniobras exclusivas de bombeamiento que activan la circulación sanguínea y el metabolismo celular del paciente. Como resultado obtenemos una mayor movilización de las toxinas, un aumento de la oxigenación y nutrición de los tejidos, mejorando el aspecto de la celulitis tanto edematosa como nodular.

Galería de ejemplos

Solicita

Diagnóstico Gratuito