tel: 981 561 625
Generic selectors
Exact matches only
Buscar en Títulos
Buscar en Contenido
Post Type Selectors
Buscar en Noticias
Tratamientos
Procedimientos
Cosmética
Nutrición
Aparatología

Formación Surco Nasolabial o surco Nasogeniano

El surco nasogeniano o nasolabial es el pliegue cutáneo del área del rostro que va desde las aletas de la nariz hasta las comisuras de los labios, y que se disponen más o menos simétricamente a ambos lados de la cara.

Estas arrugas gravitacionales son unos de los motivos más frecuentes de consulta en nuestras clínicas de medicina estética, ya que suelen ser unas de las primeras en aparecer en el rostro incluso a edades muy tempranas, alrededor de los 30 años o antes, y le confieren en muchos casos al paciente un aspecto de cansancio, enfado o tristeza. Inicialmente solo serán arrugas visibles al sonreír, de ahí que también se las conozca como “arrugas o surcos de la risa”, pero con el paso de los años se harán más visibles incluso en estado de reposo, convirtiéndose en surcos de expresión.

Aunque a veces la edad cronológica no coincide con la edad biológica, es una realidad que este signo de expresión se hace más notorio con la edad, ya que los tejidos de la piel se van relajando debido a la disminución de la síntesis de colágeno y elastina. Si a esto se suma la pérdida de tonicidad muscular y los cambios óseos que se producen a nivel de todo el rostro, resulta fácil entender que con el tiempo este problema solo puede empeorar, por lo que el tratamiento preventivo resulta esencial en estos casos.
Es cierto que su aparición a edades tempranas está más asociada a otros factores como son los genéticos, la propia estructura anatómica del paciente, la fuerza muscular de esta zona (músculo risorio y zigomáticos mayor y menor), a los movimientos gesticulares repetitivos, a la pérdida de peso brusca, al ejercicio intenso, etc.; pero como ya hemos comentado, lo importante es actuar y corregir el problema lo antes posible.

Cómo prevenirlos

  • Evitar dormís de lado y procurar dormir boca arriba.
  • Evitar gesticular de una manera repetitiva.
  • Evitar cambios bruscos de peso.
  • Evitar el ejercicio intenso y sobre todo de impacto, como correr.
  • Evitar la exposición solar. Usar protector solar SPF 50+ todo el año.
  • Alimentación equilibrada: comer más fruta y verdura.
  • Hidratación adecuada con ingesta suficiente de agua e infusiones.
  • Cosmética adecuada que aporte la suficiente hidratación, nutrición y reparación. Es importante aplicarla con movimientos ascendentes, y desde parte anterior del rostro hacia la parte posterior.

Tratamientos

  • Ácido Hialurónico: Se considera el tratamiento de elección para tratar los surcos nasogenianos, sobre todo cuando son visibles en reposo. Es importante realizar un correcto diagnóstico para determinar el origen de su aparición, y de esa manera inyectarlo no solo en el propio surco sino en diferentes zonas de refuerzo del rostro y en diferentes planos, levantando las mejillas y reposicionando los compartimentos grasos. A veces es necesario combinar ácidos hialurónicos de diferente densidad, según si tenemos que tratar no solo las arrugas dinámicas sino también recuperar los volúmenes perdidos del tercio medio e inferior, sin perder por ello nunca la naturalidad del rostro.
  • Hidroxiapatita Ca++: Gracias a sus propiedades como inductor de colágeno resulta un producto ideal para reposicionar los distintos tejidos faciales y mejorar el descolgamiento que se haya producido desde la región posterior del rostro hacia la región anterior, acentuando el surco nasogeniano. Nos permite tratar en origen uno de los motivos responsables de su formación como es la flacidez del tercio medio e inferior, y además se puede hacer un tratamiento combinado con ácido hialurónico cuando éste sea necesario para reponer los volúmenes perdidos.
  • Hilos tensores de PDO (Polidioxanona): Gracias a la estimulación que la Polidioxanona hace de la síntesis de colágeno y de fibras de elastina en las capas más superficiales de la piel, así como al efecto de tracción que los hilos producen por la fibrosis que se origina a lo largo de todo su trayecto, resultan ideales para tratar este tipo de arrugas gravitacionales originadas por la flacidez del tercio medio e inferior. Es el tratamiento de elección cuando lo que queremos es reposicionar los tejidos que se han desplazado hacia la parte anterior del rostro, pero sin sumar peso ni volumen a la región nasolabial.
  • Láser Píxel de CO2 Fraccionado: Mediante la vaporización con dióxido de carbono de la superficie cutánea se genera una piel nueva, y por otro lado, el efecto térmico que provoca actúa sobre los fibroblastos, estimulando la producción de colágeno y de elastina mejorando así la flacidez del tercio medio e inferior. Resulta eficaz como tratamiento único en aquellos casos en los cuales el surco nasogeniano sea leve o moderado (arruga superficial), o bien se puede combinar con otros tratamientos cuando está muy marcado. En estos casos se puede primero tratar toda la cara para inducir la colagenización completa, y después inyectar un ácido hialurónico de reticulación adecuada y de alta calidad en aquellas zonas que lo requieran.
  • Mesoterapia: Las múltiples microinyecciones de determinados principios activos como el ácido hialurónico, diferentes vitaminas, silicio orgánico, factores de crecimiento epidérmico, etc., suavizan el aspecto de los surcos nasolabiales gracias a la estimulación de la síntesis de nuevo colágeno y a la reordenación de las fibras de elastina. Es un tratamiento que asociado a otros como: Radiofrecuencia Inducida, Láser Píxel de CO2 fraccionado, PRP, etc. puede mejorar su aspecto siempre y cuando estén muy poco marcados, y no requieran de la recuperación del volumen perdido a otros niveles del rostro.
  • Plasma Enriquecido en Plaquetas (PRP): Mediante la microinyección de los factores de crecimiento del plasma enriquecido en plaquetas del propio paciente, obtenido tras un proceso de centrifugación, estimulamos la regeneración celular y la formación de nuevos vasos sanguíneos, produciendo un nuevo tejido donde los surcos nasogenianos aparecerán menos marcados, sobre todo cuando se trata de arrugas incipientes a nivel superficial.
  • Láser Q- Switched Nd- Yag Elektra Clear & Lift: Es un láser fraccional no ablativo que genera una onda fotomecánica a 1064 nm la cual produce un efecto mecánico que a su vez ocasiona una lesión dérmica controlada en las diferentes capas de la piel, estimulando la formación de nuevo colágeno y la reorganización de las fibras de elastina, sin lesionar la epidermis. Gracias a este efecto se logra redensificar y mejorar la calidad de la piel, así como tratar la flacidez del tercio medio y por lo tanto el hundimiento de los surcos nasogenianos.
  • Radiofrecuencia Accent Prime: Es una radiofrecuencia que emite unas ondas electromagnéticas de alta frecuencia (40,68 MHz), las cuales producen un calentamiento homogéneo y volumétrico de la superficie cutánea a nivel del tercio medio, estimulando los fibroblastos, lo cual provoca a su vez la síntesis de nuevo colágeno, el reordenamiento de las fibras de elastina, y la compactación del ya existente, tratando la flacidez del tercio medio y el aspecto de los surcos nasogenianos.
  • Radiofrecuencia Médica Monopolar Indiba: Es un sistema que genera un campo electromagnético a una frecuencia específica de 448 KHz, produciendo un aumento de la temperatura interna de los tejidos lo cual afecta al interior de las células, movilizando los iones a través de su membrana. Esta activación celular provoca un aumento de la oxigenación de los tejidos, del flujo sanguíneo, y la síntesis de colágeno y elastina. Estos procesos van a mejorar la flacidez del tercio medio y por lo tanto el aspecto de los surcos nasogenianos.

Galería de ejemplos

Solicita

Diagnóstico Gratuito