tel: 981 561 625
Generic selectors
Exact matches only
Buscar en Títulos
Buscar en Contenido
Post Type Selectors
Buscar en Noticias
Tratamientos
Procedimientos
Cosmética
Nutrición
Aparatología

Bolsas del Párpado Inferior

La piel de alrededor de los ojos es muy fina y frágil ya que contiene una pequeña cantidad de colágeno y elastina, y al carecer de glándulas sebáceas los signos de envejecimiento aparecen antes que en otras zonas del rostro.

Es una realidad que a medida que la edad avanza la microcirculación sanguínea y linfática de la región orbicular se ralentiza. La sangre transporta nutrientes y oxígeno mientras que la linfa recoge los deshechos, y si la actividad de estos dos sistemas disminuye, se puede producir una retención de líquidos y por lo tanto una hinchazón de los tejidos formándose las bolsas en el párpado inferior. En otras ocasiones su presencia no se debe solo a una retención de líquido o edema, sino también a un desplazamiento hacia el párpado inferior de la capa de grasa que recubre la órbita.

Aunque no podemos clasificar los tipos de bolsas en un sentido estricto, sí que podemos diferenciarlas en función de los mecanismos implicados en su formación, lo que nos permitirá un diagnóstico diferencial y por lo tanto adecuar los tratamientos más eficaces para cada caso concreto.

Nos podemos encontrar con:

  • Bolsas por retención

Son bolsas que van cambiando a lo largo del día y que son más evidentes al despertar, ya que durante la noche la linfa, responsable del transporte de los desechos de la sangre, no ha llevado a cabo su función y esto se traduce en un acúmulo en el párpado inferior. Esta hinchazón generalmente es pasajera, desaparece a lo largo de la mañana y a medida que aumenta la actividad física del paciente. A veces estas bolsas pueden persistir más tiempo, especialmente en aquellas personas que sufren trastornos circulatorios.

  • Bolsas por protrusión

Son bolsas permanentes que apenas cambian su aspecto a lo largo del día y que se deben a una herniación perenne de la grasa que recubre el espacio orbitario.

El ojo está situado en una cavidad llamada órbita, que está recubierta de una capa de grasa para facilitar la movilidad del ojo. Con el tiempo y debido al efecto combinado de la gravedad y la flacidez de los tejidos, esta grasa a veces se desliza hacia el párpado inferior formando una bolsa que se instala de forma permanente.

Aunque como ya hemos señalado la causa principal de la aparición de las bolsas es el paso del tiempo, apareciendo después de los cuarenta, también pueden presentarse en gente joven y afecta tanto a hombres como a mujeres. A esta causa se suma la predisposición genética, qué junto con factores externos como el consumo de alcohol, el tabaco, dieta rica en sal y pobre en potasio, vida sedentaria o tener trastornos del sueño, serán los responsables de agravar tanto su aparición como los síntomas.

Bien sean producidas por un motivo o por otro, es cierto que su presencia resulta muy evidente, dando al rostro del paciente un aspecto cansado y una mirada envejecida, de manera que llevar a cabo una medicina preventiva es la mejor manera de evitar su aparición o de que estas se agraven con el tiempo.

Cómo prevenirlas

  • Dieta sana y equilibrada, reduciendo el consumo de sal común. Aumentar el consumo de frutas y verduras.
  • Ingerir la cantidad de líquidos suficiente a lo largo del día. Incorporar infusiones drenantes que ayuden a evitar la retención.
  • Hacer ejercicio moderado a diario y evitar la vida sedentaria.
  • Evitar el consumo de alcohol y tabaco.
  • Dormir de 7 a 8 horas al día.
  • Aplicar una cosmética adecuada en el contorno de ojos, y siempre de forma correcta. Estos productos pueden contener sustancias drenantes como la cafeína, hidratantes como el hialurónico, antioxidantes como la Vitamina C, estimuladores de colágeno, retinol, etc.

Tratamientos

  • Carboxiterapia: consiste en infiltrar dióxido de carbono (CO2) en la piel y a nivel de tejido subcutáneo, lo cual va a provocar una dilatación vascular y una mayor oxigenación de la zona tratada. Gracias a la mejoría que se produce a nivel del componente microcirculatorio, es un tratamiento ideal para mejorar las bolsas por retención. También ayudará a mejorar el aspecto general de la región orbicular, favoreciendo su rejuvenecimiento. Se podrá utilizar como tratamiento único o bien combinado con otros como el drenaje linfático manual, radiofrecuencia inducida, mesoterapia, etc.
  • Prostolane Inner B: Es un producto compuesto por péptidos biomiméticos y ácido hialurónico, que cuando se inyecta a nivel de la grasa localizada del párpado inferior manda señales para favorecer su eliminación de manera natural, a través del sistema linfático e hígado. Además, durante este proceso también se estimula la síntesis de nuevo colágeno, mejorando el aspecto general de esta zona. Nos permite obtener un resultado natural y normalmente se utiliza combinado con otros tratamientos, como: drenaje linfático manual, carboxiterapia, mesoterapia tradicional, radiofrecuencia inducida, etc.
  • Láser Q- Switched Nd- Yag Elektra Clear & Lift: Es un láser fraccional no ablativo que genera una onda fotomecánica a 1064 nm la cual produce un efecto mecánico que a su vez ocasiona una lesión dérmica controlada en las diferentes capas de la piel, estimulando la formación de nuevo colágeno y la reorganización de las fibras de elastina, sin lesionar la epidermis. Gracias a este efecto se logra redensificar y mejorar la calidad de la piel, suavizando las arrugas a nivel del párpado inferior y tratar las bolsas de retención.
  • Mesoterapia: Consiste en múltiples microinyecciones a nivel superficial de sustancias activas como vitaminas, ácido hialurónico, silicio orgánico, agentes drenantes y lipolíticos naturales, etc.; que nos van a ayudar a rejuvenecer la región orbicular tratando la flacidez, las arrugas y la deshidratación. Según los principios activos utilizados podemos actuar también a nivel de la retención de líquidos, mejorando este tipo de bolsas. Este tratamiento se suele combinar con otros como: carboxiterapia, radiofrecuencia inducida, drenaje linfático manual, Láser Q-Switched Elektra, etc.
  • Plasma enriquecido en plaquetas (PRP): Mediante la microinyección de los factores de crecimiento del plasma enriquecido en plaquetas obtenido del propio paciente y tras un proceso de centrifugación, estimulamos la regeneración celular, aumentando la formación de nuevos vasos sanguíneos y por lo tanto produciendo nuevo tejido, lo cual no solo ayuda a mejorar las arrugas orbiculares finas, sino que también mejora la microcirculación de la zona y por lo tanto las bolsas de retención.
  • Radiofrecuencia Inducida y Ultrasonidos Accent Prime: Es una radiofrecuencia que emite unas ondas electromagnéticas de alta frecuencia (40,68 MHz), las cuales producen un calentamiento dieléctrico de la zona tratada. Gracias a este calentamiento volumétrico y homogéneo de la piel del párpado inferior, se estimulan los fibroblastos provocando la síntesis de nuevo colágeno, el reordenamiento de las fibras de elastina y la compactación del ya existente, mejorando así la flacidez de la región orbicular. Además, este dispositivo dispone de un sistema de ultrasonidos no focalizados que ayudará a tratar y mejorar la bolsa de grasa por protrusión, mediante la ruptura y vaciamiento de los adipocitos.
  • Radiofrecuencia Médica Monopolar Indiba: Es un sistema que genera un campo electromagnético a una frecuencia específica de 448 KHz, produciendo un aumento de la temperatura interna de los tejidos lo cual afecta al interior de las células, movilizando los iones a través de su membrana. Esta activación celular genera diferentes efectos biológicos: aumento de la oxigenación de los tejidos, mejora del flujo sanguíneo, y la producción y síntesis de colágeno y elastina. Estos procesos van a mejorar la consistencia de las diferentes capas de la piel del párpado inferior y por lo tanto su flacidez. Es un tratamiento que se puede combinar con otros, como: drenaje linfático manual, carboxiterapia, toxina botulínica, láser fraccionado de CO2, etc.
  • Drenaje Linfático Manual Orbicular: Esta técnica manual superficial que combina diferentes maniobras lentas y en direcciones determinadas, es capaz de drenar el líquido estancado, conocido como edema, de la zona del párpado inferior. Tiene un efecto drenante, ya que actúa sobre los capilares linfáticos, los sanguíneos y el líquido intersticial, mejorando el aspecto de las bolsas de retención. Es importante trabajar no solo la región orbicular, sino también el resto de la cara y el cuello, que será el receptor del líquido excedente.
  • Método Renata FranÇa de Drenaje Linfático: Es una técnica manual específica que se basa en realizar al mismo tiempo una presión firme y a un ritmo acelerado, aplicando maniobras exclusivas de bombeamiento que activan la circulación sanguínea y la oxigenación de los tejidos, mejorando el aspecto de las bolsas por retención.

Galería de ejemplos

Solicita

Diagnóstico Gratuito